.

La saturación creativa





Muchas personas creen que los llamados creativos son personas con facultades extraordinarias y viven en mundos completamente opuestos al normal. Se piensa que son extravagantes, de ideas extrañas, con gustos exquisitos y estilos de vida que podrían ser sacados de un cuento de ficción. Los relacionan también con estilos de moda muy llamativos, cabello en colores artificiales y con actitudes de paz y tranquilidad infinita.

Lo que no saben es que los llamados “creativos” son personas como cualquier otra, tienen un ritmo de vida diaria que muchas veces los satura y genera los llamados “bloqueos” afectando su trabajo y su día a día

¿Pero por qué suceden estos bloqueos si son personas de supuesta felicidad y paz eterna?

Esto sucede porque la mayoría de estas personas suelen dedicarse 200% a su trabajo y se olvidan del tiempo para uno mismo. Recordemos que el trabajo de un creativo consta en la creación de nuevos conceptos, ideas y proyectos; es por ello que deben encontrar el tiempo para descansar, relajarse, inspirarse y poder crear.

Algunas cosas que un creativo debe hacer pero se le olvida:

  • Divertirse: Debe disfrutar lo que hagas. No tiene caso dedicarse a hacer algo que no te gusta.


  • Sentir: Al entrar en el proceso creativo, lo que se busca es generar emociones que impacten con los usuarios. Para generar estas emociones, el creativo debe ser capaz de poder sentir emociones y transmitirlas en su trabajo.


  • Investigar: Todos los días se aprende algo, el creativo debe ser una persona en búsqueda de información continua. Mientras más información se tenga sobre un tema, mejor contenido de valor de puede producir.


  • Actualizarse: Debe mantenerse al tanto de lo que pasa el mundo y a sus alrededores, nuevas tendencias, conceptos, proyectos y todo lo relacionado con el mundo creativo.


  • Compartir: El conocimiento no sirve de nada si no se comparte. El compartir información genera opiniones y críticas de externos que pueden ayudar a nutrir los conocimientos.


  • Bocetar: Como si fuera el último día de tu vida. El creativo pasa por procesos mentales todo el tiempo y muchas veces de esos procesos surgen ideas que si no se apuntas, se olvidan. El bocetar es muy importante porque ayuda a la práctica constante y a tener un registro de lo que la mente crea.


  • Trabajar: Debe mantenerse en actividad constante, buscando nuevos proyectos o generando nuevas ideas que reten a mayores desafíos al creativo.


  • Mostrar su trabajo: Debe darse a conocer el mundo digital aprovechando las redes sociales y las nuevas plataformas.

  • Tomar una pausa: Las pausas son muy importantes, sino se toman el cerebro creativo se cansa y se satura, regresando a ese estado de bloqueo al cual nadie quiere llegar.


  • Ser uno mismo: el creativo debe ser siempre honesto y sencillo, el éxito no debe nublar su visión de trabajo en equipo y disfrute de vida. 


Recordemos que la saturación mental puede darse en cualquier momento si no se toma en cuenta esas pausas necesarias para despejar la mente. No solo le pasa a los creativos, pasa a todas las personas y puede llegar a afectar en ámbitos no previstos como la salud y la familia.


A tomar una pausa!

La insegura zona segura


¿Soy feliz o solo estoy cómodo?
Es una pregunta que todos nos hacemos en algún momento al darnos cuenta de que ya no disfrutamos ni nos interesamos en ciertas cosas como lo hacíamos en un inicio.
Existen muchas personas privilegiadas que aseguran ser felices. La mayoría de ellas sienten que han hecho tantas cosas a lo largo de su vida, que la tranquilidad y pasividad que tienen actualmente es una recompensa a todo el ajetreo pasado. Estos privilegiados coinciden en que “no importa que tanto o poco hayas hecho durante tu vida, lo importante es que lo hayas hecho con el corazón“. En ellos también encontramos la famosa frase “Lo que no mata, te hace más fuerte” y te hacen la siguiente pregunta para reflexionar  “¿Recuerdas cuándo eras pequeño y querías crecer para hacer lo que te diera la gana? ¿Cómo vas con eso?
A raíz de esta última pregunta es que cuestionamos si la tranquilidad que sentimos es comodidad o felicidad. Comenzamos a recordar los sueños que nos planteamos de niños, el plan a futuro que teníamos para uno mismo y pasamos a compararlo con la situación actual. Es en este punto del análisis en el que aparece tal vez el factor más importante que afecta en nuestras decisiones, el miedo. El miedo nos lleva a buscar la comodidad en lo habitual y evitar la fatiga de hacer cosas nuevas o probar nuevas experiencias.
Vivir en un estado de confort no es malo; puede llegar a ser suficiente al cubrir nuestras necesidades básicas y de entretenimiento, pero si en algún momento deseamos crecer como personas buscando superarnos para lograr nuevos objetivos, tendremos que salir esa zona de confort establecida. La acostumbrada seguridad se transforma en una oportunidad de mejora o en una zona insegura.
La zona de confort es un estado mental del cual solo se puede salir sí es que tenemos la voluntad y perseverancia para hacerlo. Comencemos por generar nuevas ideas y pensamientos, buscando nuevas experiencias y no darnos por vencidos si nos cuesta alcanzar un objetivo.
Los límites los ponemos nosotros. Debemos confiar plenamente en nuestras capacidades y voluntad para alcanzar los objetivos y trazar nuevos retos una vez se cumplan los otros. Que tan lejos lleguemos, dependerá de nosotros mismos.
Busquemos siempre nuevas experiencias, experimentemos. La curiosidad no es mala cuando sabes quien eres y cuales son tus valores. Salir de la zona de confort implica hacer cosas que jamás hayamos hecho o imaginado. Y lo más importante es que debemos creer plenamente en nosotros mismo y no rendirnos.
La zona de confort aparenta ser una zona segura donde “somos felices”, pero muchas veces la sociedad o variables que no podemos controlar nos obligan a salir de ella convirtiéndola en una zona insegura de manera imprevista, por esta razón debemos estar preparados para asumir nuevos retos y situaciones. Aprendamos día a día de nosotros mismos, trabajando en nuestras fortalezas y debilidades para de esta manera poder afrontar a la insegura zona segura.
¿Te animas?

Mi mejor versión


¿Te ha pasado  que llegas a cierto punto en el que sientes que lo que haces no te inspira?
El ser humano mientras crece pierde libertad, imaginación, diversión y creatividad.
La sociedad y las nuevas “etapas de la vida” condicionan a las personas a integrar un estilo de vida rutinario, el cual en su gran mayoría de veces opaca lo divertido de ser humano: Vivir.
Llega a ser contradictorio porque si hablamos de “etapas de la vida” asumimos que nuevas experiencias y conocimientos vendrán, estas nos ayudarán a encontrar nuestro camino y nuestra vocación. Pero qué pasa cuando esas “etapas” parecen sacadas de un manual de uso o construcción de un producto? Es en esos momentos donde el humano pierde la libertad e ingresa a un sistema lleno de reglas y parámetros que lo condicionan y lo llevan a un nivel standard de sí mismo.
La pregunta es: ¿Cómo superar ese nivel estandarizado y llegar a la mejor versión de uno mismo?
No existe un método exacto ni un manual de uso, pero acá te dejo ciertos pasos que pueden ayudarte a encontrar tu mejor versión.
Reconoce tu realidad sin atenuantes
Si te diste cuenta que has caído en una rutina y haces las cosas “por hacer” y no disfrutas de ellas, no esperes por un “momento mágico” para cambiar. El reconocer que no disfrutas y no te sientes a gusto es un gran avance. Pero no basta con reconocerlo, debes comenzar inmediatamente a revertir la situación.
Plantéate objetivos y tareas
Sincérate y trázate una meta. Debes tener claro que es lo que deseas hacer y cómo lo vas hacer. Un plan de acción necesita objetivos y tareas para llegar a la meta.
Escribe tus objetivos
La mente es frágil y las distracciones están a nuestro alcance. Puede que no te des cuenta que te estás saliendo del plan y necesites revisarlo para asegurarte que vas en un buen camino.
Se paciente
No es de la noche a la mañana. Muchas veces entramos en desesperación porque no conseguimos resultados en poco tiempo. Recuerda que todo plan necesita tiempo para realizarse.
Paso a paso:
Puede que sientas que le puedes “sacar la vuelta” al tiempo haciendo varias cosas a la vez. Hay un dicho que dice “ el que mucho abarca poco aprieta” y se refiere a querer realizar muchas cosas a la vez y al final no terminar ni una sola.
Acciones concretas
Cuando escribas las tareas, asegúrate de que sean para cambiar áreas específicas de tu vida. El plan de acción es para cambiar y mejorar áreas de tu vida que te ayudarán a dar lo mejor de ti.
Enfócate en el objetivo
Tu esfuerzo tendrá una recompensa, y debes enfocarte en ello. Recuerda que esa recompensa no siempre es tangible. Muchas veces la recompensa se verá reflejada en la libertad de tu alma y en como comienzas a percibir las cosas.
Sé bueno contigo mismo
El humano suele ser muy duro al momento de criticarse a sí mismo. No seas tan incisivo al analizar tu progreso. Todos cometemos errores y si se diera el caso, perdónate y sigue adelante. Centrarnos en el error no nos llevará a ningún lugar, nos estancará. Enfócate en solucionar el error y seguir avanzando.
Recuerda siempre que tenemos la oportunidad de experimentar lo que significa vivir, eso nos hace seres humanos. La sociedad y el sistema no son malos, siempre y cuando sepas ser feliz y libre dentro de ellas.
Anímate y se tu mejor versión. La vida es una y no debemos desaprovechar la oportunidad de disfrutarla.  Empieza ya.

Una nueva aventura



Hola a todos. Soy Gianina Aramburú Lastarria y soy amante de la creatividad. Estudié Dirección y Diseño Publicitario como profesión y me apasiona la conceptualización de la marca y los contenidos digitales. Amo también a los animales, la belleza de la naturaleza y por supuesto... la comida.

Pues sí, soy diseñadora y como tal he vivido muchas experiencias dentro del rubro. Mi trabajo como diseñadora tiene como base la creatividad y el desarrollo de esta, lo cual me impulsa siempre a seguir nutriéndome de contenidos nuevos para poder seguir imaginando y en consecuencia crear. Debo confesar que como todos, también tengo mis bajones creativos y los desesperantes días en los que nada te sale o nada de lo que haces te gusta, pero siempre existe una forma de cambiar la situación. 

En este blog contaré mis experiencias y las de las personas con las que me relaciono. Hablaré de mi aprendizaje y mi aporte profesional al mundo digital. No olvidemos que todos somos seres vivos (humanos, animales, etc) y nos relacionamos entre nosotros, por lo cual también hablaremos de las personas. 

Creo fielmente que todos los días aprendemos algo nuevo, sin importar si es algo que ya conocíamos o un concepto nuevo en su totalidad. Los invito a vivir esta nueva aventura juntos. 

Bienvenidos al blog :)